Prudencia con las acciones

Estamos en plena burbuja de rebote post crash bursátil y todavía no sabemos cuándo vendrá la segunda oleada. Por un lado, las ayudas de la FED están dando a algunos inversores falsa sensación de seguridad -como las mascarillas del COVID 19 – y, por otro y relacionado con lo anterior, están convencidos de que todavía es posible una vuelta en V que, desde el punto de vista macro (caída de PIB mundial, paro, retroceso del consumo y caída del petróleo) sería un  milagro.

Por ello se están comprando muchas acciones con el objetivo de crear cartera. Desde el punto de vista de psicología del inversor actúa el miedo a perderse la ganga porque después Appl, AMZN … estarán más caras. Teniendo en cuenta que las tech salen beneficiadas de la situación actual (conectividad, teletrabajo, estudios y formación, ocio) es sin duda buena decisión hacer trading con las FAANG + ( + es por Microsoft) pero otra cosa diferente es una estrategia de Buy&Hold en estas circunstancias.

El gráfico de arriba son hechos del mercado, nada de opiniones o pareceres de la prensa «especializada». Lo que nos indica el chart es que las correlaciones entre acciones e índices y entre acciones de una misma cartera, están en su máximo desde el crash de 1987 – que no fue poca cosa, recordad a Josep Codina en el Club del trader – esto quiere decir que no se puede jugar con las betas (relación de riesgo de una acción con su índice) para diversificar.

No diversificar una cartera y dejarla al albur de las correlaciones es un riesgo que ningún gestor está dispuesto a asumir. Las correlaciones son riesgo, por eso las utilizamos en trading, pero en las operaciones sabemos, o deberíamos saber, cuando entrar o no y cuando salir. Sin embargo, comprar una cartera para el medio largo plazo, si las correlaciones se dan la vuelta o bien perdemos dinero al mal vender o, perdemos pagando primas de derivados para que nos protejan de una caída.

¿Entonces, qué hacer? 

Trading (Artículo “Trading. Comprar barato y vender caro”). Aprovechar las correlaciones como hacemos en forex o commodities como el oro. Comprar barato y vender cara la posición e ir acumulando cash para, en un futuro que puede ser muy cercano, volver a comprar las mismas acciones más baratas, por lo menos en una valoración racional teniendo en cuenta lo que tenemos encima. Salvando las distancias, copiemos a las manos fuertes y el oro; compran posiciones importantes de metal amarillo, este sube (porque tiene trend alcista de largo plazo) y, cuando necesitan cash – durante el crash y caída del barril – venden la posición y ya tienen cash de nuevo.

Por último, la pista definitiva que nos puede orientar sobre qué valoración es la correcta es el PER de las acciones y los índices. El PER es expectativa de beneficio y prima a pagar (más caro) por parte de los inversores por una acción «infalible» que nos dará buenos resultados. Por el momento los PER equivalen todavía a los de un mercado y una economía casi en máximos. Por ello tener en cuenta que comprar una acción de una compañía que va seguir siendo óptima durante la crisis, no implica adquirirla a cualquier precio.

Joaquín Ortega

Joaquín Ortega

Experto en inversiones de índices y petróleo.

Deja un comentario

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Ebook

¿Quieres aprender a ?

Te regalamos la primera parte de nuestro Manual de Inversión y empieza a rentabilizar tus ahorros ahora

Share on whatsapp