Los juegos de la psique

 

 

¿Te da pereza leer este artículo? Puedes escucharlo en nuestras plataformas para Podcast en Spotify o Apple Podcast. ¡No hay excusas!

 

 

 

En el momento en que tomamos decisiones en entornos de incertidumbre como ocurre frecuentemente en los mercados financieros, el funcionamiento de nuestra psique se convierte especialmente complejo. Veámoslo con un ejemplo:

Imaginemos las siguientes situaciones, de las que Ud. debería elegir cuál prefiere:

A.- Ganar 2.400 EUR con un 100% de seguridad

B.- Ganar 10.000 EUR con un 25% de probabilidad o 0 EUR con un 75% de probabilidad.

En este juego la mayoría de la gente escoge llevarse el dinero con el 100% de seguridad (opción A), aunque en realidad, la esperanza matemática de arriesgarse (opción B) es superior a la de no arriesgarse:

A.- Esperanza matemática = 2.400 EUR x 100%= 2.400 EUR

B.- Esperanza matemática = 10.000 EUR x 25% + 0 EUR x 75% = 2.500 EUR

Veamos ahora un ejemplo con un escenario de pérdida:

Imaginemos las siguientes situaciones, de las que Ud. debería elegir cuál prefiere:

A.- Perder 2.400 EUR con un 100% de seguridad

B.- Perder 10.000 EUR con un 25% de probabilidad o 0 EUR con un 75% de probabilidad.

En este juego la gente suele escoger… ¡arriesgarse! (opción B), cuando de acuerdo con la esperanza matemática, es decir, desde un punto de vista racional, la pérdida sería mayor:

A.- Esperanza matemática = -2.400 EUR x 100%= -2.400 EUR

B.- Esperanza matemática = -10.000 EUR x 25% + 0 EUR x 75% = -2.500 EUR

Vistos estos ejemplos, concluimos que no pensamos en clave de esperanza matemática, sino en clave de emoción: seguridad, confianza (falta o exceso de la misma), aversión al riesgo, son emociones muy comunes en trading y mandan como las que más . No en vano decimos que el término emoción proviene del latín emotio, -onis y significa literalmente “el impulso que induce a la acción”.

En este sentido, otro interesante descubrimiento demuestra que somos poco racionales y que nuestro cerebro rellena huecos asignando ideas preconcebidas acerca de las cosas y de la gente. Veámoslo:

“María es una persona comprometida con el ecologismo. Acude a conferencias, utiliza papel reciclado, tiene 3 gatos y ha acudido a concentraciones para salvar a las focas del Ártico.”

Elija:

  1. María es una cajera de un banco.
  2. María es una cajera de un banco y está afiliada a una ONG.

Normalmente la gente elige la opción 2 cuando es mucho menos probable que la opción 1. Con la información que tenemos, es decir, casi nada, la opción 1 engloba a la opción 2.

El ser humano se relaciona con el entorno que le rodea de forma principalmente emocional. Alguien puede caernos bien o mal sólo por cómo viste. Amamos un país entero, o lo odiamos, como si todos los miembros de ese país fueran una sola persona. Podemos sentir algo más profundo por un objeto, como un coche o un libro, que por otra persona. En todo momento estamos experimentando alguna emoción, quizá no la notemos o no sepamos identificarla o definirla exactamente, pero el hecho es que nuestro día a día (nuestra supervivencia) está en mayor o menor grado influido por nuestras decisiones. Y como viene demostrando la investigación neurobiológica actual (por ejemplo Damasio, Le Doux o P. Ekman) en el proceso de decidir, las emociones son un requisito indispensable.

Resolvamos ahora la siguiente duda:

Nos ofrecen un juego donde hay un 99% de posibilidades de lograr 1.000 millones de euros, pero existe un 1% de probabilidades de morir.

¿Qué decidimos? ¿Tomaremos la decisión de forma racional?

Toda decisión debe estar influida por una emoción, puesto que aunque la probabilidad esté de nuestra parte, muchas veces lo que podríamos perder hace que no nos compense arriesgarnos. Por ello, no se trata tanto de eliminar nuestras emociones para actuar como robots fríos y calculadores, sino de aprender a distinguir en qué estado emocional nos encontramos para conocer los errores que cometemos habitualmente y así poder poner todos los sentimientos de nuestra parte.

 

Cristina Bartés

Chief Operating Officer

 

 

 

DISCLAIMER: La información y opiniones del presente artículo tienen carácter informativo, sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Aston Dealers® Business Academy sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que en su caso, se mencionen en el artículo.

Aston Dealers®

Aston Dealers®

Una firma referente en formación financiera continuada en presencial y online que se diferencia por ser la única que ofrece en su plan de estudios Coberturas de Inversión desde 2014.

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Ebook

¿Quieres aprender a invertir en bolsa ?

Te regalamos la primera parte de nuestro Manual de Inversión y empieza a rentabilizar tus ahorros ahora

Share on whatsapp