La historia de los osos y los toros en Bolsa

 

Cualquier persona que se haya adentrado mínimamente en la compra y venta de valores, habrá leído o escuchado hablar de “toros” y “osos”. Los toros y osos en términos del mercado de valores se hicieron de uso común entre los financieros en 1720 durante un escándalo financiero conocido como la “Burbuja de los Mares del Sur”, pero ¿a qué se refieren los conceptos “toro”(bull) y “oso” (bear) en el ámbito bursátil? ¿Por qué se han elegido estos animales para hablar en el mercado de valores?

Lo primero que hay que saber es que ambos términos se refieren a la tendencia que presente un mercado financiero y que el concepto tendencia se encuentra directamente relacionado con el de sentimiento de mercado. Veámoslo más despacio:

El toro

El toro representa a los inversores que son optimistas respecto al futuro del mercado, de modo que la fuerza y las grandes subidas del mercado serán variaciones conocidas en el mercado de forma generalizada como bullish.

El toro simboliza el perfil del inversor comprador, con confianza en el mercado y que busca comprar acciones para conseguir beneficio. Esta actitud hace que el mercado suba de forma natural y se consolide.

El oso

El oso representa el pesimismo, y tiene lugar cuando los inversores presentan un enfoque más conservador para invertir y/o son bajistas. El término bearish hace referencia al oso y es lo contrario al sentimiento alcista del toro, utilizándose cuando el mercado sufre caídas continuas.

El oso simboliza el perfil del inversor vendedor que desconfía de la situación del mercado y que apuesta por las tendencias bajistas de las bolsas para aprovecharlas y sacar beneficio de ellas.

¿Por qué se asocian estos dos animales al mundo financiero?

Una de las respuestas más sencillas que conocemos hace referencia a su forma de atacar.

El toro al embestir ataca de abajo hacia arriba, representando a la perfección el movimiento alcista de los mercados con el que se asocia. Por otro lado, el zarpazo de los osos es inverso, de arriba hacia abajo, sirviendo también como simbolización perfecta del tipo de variaciones que representa.

Otra interpretación conocida tiene que ver con la postura que tienen estos animales cuando están a cuatro patas: el cuello de los toros tiene un ángulo hacia arriba y el cuello de los osos se inclina hacia abajo.

Sin embargo, estas no son las únicas explicaciones al origen de los toros y los osos (en la Bolsa, claro) y existen varias teorías al respecto:

  • Los cazadores de osos, dada la gran demanda existente, vendían la piel antes de cazar al oso, (al igual que se hace en las posiciones cortas), con la esperanza de que el precio fuera a la baja desde que la vendían hasta que la entregaban; de ahí el término de “oso” para aquel que abre posiciones pensando que el mercado va a bajar. Aunque se remonta al siglo XVII en el proverbio que no era prudente “vender la piel del oso antes de haber cazado el oso”, en el siglo XVIII el término «piel de oso» se redujo a «mercado bajista» y se aplicó a las acciones que se venden por un especulador .

 

  • La última de las teorías más recurrentes para dar sentido al origen de los toros y los osos en la Bolsa se remite a los combates circenses que se organizaban en la  Inglaterra Isabelina para entretener al público. En dichos combates se ponían a luchar entre sí a un toro contra un oso y se hacían apuestas. Uno de los eventos más famosos entre el público eran la lucha entre diferentes animales y, de entre todas ellas, la más importante es la que estaba protagonizada por un toro enfrentado a un oso.

¿Hay más animales en los mercados financieros, además de los toros y los osos?

Al describir el comportamiento del mercado financiero, al grupo de participantes en el parqué se les llama a menudo, metafóricamente, como el rebaño . Esto es especialmente relevante para los participantes en los mercados alcistas ya que los toros son animales de pastoreo.

También están los cerdos: un apelativo poco cariñoso referido a los pequeños inversores. Millones de ellos fueron “enviados al matadero” a finales de 2008, durante la crisis de las hipotecas subprime, las famosas hipotecas basura. Por los parqués circula un dicho: “los toros hacen dinero y los osos hacen dinero, pero los cerdos van al matadero”. Mucha gente que ha perdido su dinero en los mercados financieros, independientemente de que fuesen alcistas o bajistas, por lo que esta expresión busca similitud con la sensación de haber sido vapuleado por un poderoso animal.

Ejemplo histórico de un mercado de toros

Un ejemplo de mercado de toro fue el que comenzó en 1982 hasta el año 2002, tal y como observamos en el gráfico. El Dow Jones subió desde un mínimo de 800 puntos hasta un máximo de 10.000.

 

 

Ejemplo histórico de un mercado de osos

Muy conocido fue el mercado de oso, mercado bajista, que asoló los EE.UU durante la Gran Depresión. La Gran Depresión, también conocida como crisis de 1929, fue un período a principios del siglo XX en el cual el mundo entero estuvo bajo una profunda crisis económica y social, que perduró aproximadamente una década (hasta 1940). El Dow Jones perdió cerca del 90% de su valor durante los primeros tres años de este período tal y como vemos en el gráfico que aparece a continuación.

 

 

Lamentablemente, no existe un método confiable y seguro que nos permita predecir el comportamiento bull o bear de los mercados (ya nos gustaría). En los mercados, como en la vida: TODO PASA. Todo mercado bajista llega un día que cesa para convertirse en alcista y al revés. No en vano decimos que invertir siempre implica riesgos.

 

Cristina Bartés

Chief Operating Officer

 

DISCLAIMER: La información y opiniones del presente artículo tienen carácter informativo, sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Aston Dealers® Business Academy sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que en su caso, se mencionen en el artículo.

Aston Dealers®

Aston Dealers®

Una firma referente en formación financiera continuada en presencial y online que se diferencia por ser la única que ofrece en su plan de estudios Coberturas de Inversión desde 2014.

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Ebook

¿Quieres aprender a invertir en bolsa ?

Te regalamos la primera parte de nuestro Manual de Inversión y empieza a rentabilizar tus ahorros ahora

Share on whatsapp