¿Inflación o Recesión?

Tras la lectura de las actas de la FED esta semana quedan claras las intenciones de la Reserva Federal de mantener las subidas de tipos para quebrar una inflación que parece haber pasado su punto más alto. Si los Mercados lo descuentan, a medio plazo podemos ver cambios.

En las actas de la FED se pueden ver las discusiones de los distintos Gobernadores estatales del banco central y sacar conclusiones. Los mercados tratan así de adelantarse a los acontecimientos. Queda claro es que la FED no quiere mantener la inflación ni un minuto, acabar cuanto antes con ella es el objetivo. Por ello, se seguirán subiendo tipos y se descarta cualquier parón en las subidas para evitar una recesión.

Al subir los tipos la economía se enfría el dinero se encarece y se destruye tanto demanda como PIB. Pero, la Reserva, junto con otros bancos como JP Morgan, abogan porque la economía de EEUU es fuerte, – así lo indican los datos de empleo de hoy – lo suficiente para aguantar una destrucción del PIB menor que pueda recuperarse, o empezar a recuperarse, en el primer o segundo trimestre de 2023.

Si es así, las previsiones pasan por un mercado bajista en lo que queda de verano – puede reiniciarse en la segunda mitad de julio con los earnings – y esperar que la recesión sea en verdad corta y pronto, en el 2023, los tipos vuelvan a bajarse a la vez que la economía USA sea capaz de dibujar una vuelta en V como sucedió tras la pandemia.

También hay peligros  que acechan a las previsiones de la FED.

Las bolsas siempre se adelantan a las caídas y a las remontadas, por eso la creencia y la esperanza está centrada en el 2023. No obstante permanecerán los “cisnes negros”; posibles nuevos conflictos bélicos, una crisis en el suministro de combustible que mantenga cara la gasolina en EEUU – puede suceder si Biden no logra arreglar el conflicto con las refinerías – o una recesión mundial que arrastre a las bolsas emergentes muy a la baja con un Dólar disparado y acabe contagiando también a la economía norteamericana.

En Europa todavía hay demasiada incertidumbre.

Lo peor es que Europa queda lejos de todo este escenario. El BCE tiene que subir tipos de forma gradual pero no temerosa – eso decían sus actas ayer – por lo tanto parece que también su objetivo principal es acabar con la inflación. Pero, al contrario que en EEUU, no hay consenso sobre la fortaleza de la economía de la UE. Hay muchas diferencias entre Alemania  y España por ejemplo y una subida de tipos gradual y sostenida, que empezará el 21 de julio, puede acarrear una recesión muy grave en algunos países. Y, si se producen parones en las subidas de tipos, se retrasa la recesión pero entonces, la inflación se dispara.

Además, al contrario de lo que ocurre con los US Treasury Bonds, los bonos soberanos de Europa se enfrentan a una crisis de especulación contra las primas de riesgo  (diferencial entre Rendimiento Bund alemán 10 años y Rendimiento de otros países como España o Italia) . El BCE dice que tiene preparado un instrumento para evitar esa fragmentación – así le llaman ahora a la crisis especulativa contra las primas de riesgo – pero aún no sabemos ni como es, ni si funcionará.

Sin conocer el futuro, y reconociendo que la FED se puede equivocar, la conclusión es que hay demasiada incertidumbre en Europa, en comparación con Estados Unidos, y eso es lo peor para cualquier mercado, porque éste se ve incapaz de descontar noticias y adelantar acontecimientos y previsiones. Pierde la confianza y acaba cayendo.

Joaquín Ortega

Joaquín Ortega

Experto en inversiones de índices y petróleo.

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Ebook

4 Programas Formativos: bolsa, criptos, negocios y metaverso.

-25% Dto + Entradas FCB + Entradas Music Festival