Esperanza, fe y caridad. ¿También en el trading?

 

 

Esperanza, fe y caridad en la tradición cristiana son las tres virtudes teologales, y ninguna de ellas deben trasladarse a nuestra operativa como traders o inversores. En los mercados financieros solamente vamos a confiar en la esperanza, pero no en la esperanza mística, sino en la matemática. La esperanza entendida como cualquier otra definición, lleva inevitablemente al desastre económico. En el trading, la esperanza es como la veía Nietzsche: el peor de los males, porque prolonga el sufrimiento del hombre.

La esperanza es un sentimiento de que las cosas irán mejor en el futuro, o se desarrollarán de acuerdo a lo que esperamos. Cuando hablamos de trading, la esperanza funciona como una máquina del tiempo para los operadores: convierte las inversiones de corto plazo en inversiones de largo plazo. Un ejemplo de los anterior es el de aquella persona que, tras ver el gráfico intra día y comprobar una señal técnica, compra unas acciones de un banco, por ejemplo, para tratar de venderlas unas horas después. Sin embargo, las acciones comienzan a caer justo después de comprarlas. El operador, esperanzado, se dice a sí mismo, bueno, esperaré al cierre y las venderé entonces. Pero al cierre, las acciones continúan bajando. No pasa nada, piensa el inversor; el movimiento que espero se desarrollará durante la semana. Pero esta semana, la acción continúa en su contra. Entonces piensa, bueno, si es que el trading es una lotería. En realidad, es un buen banco, con buenos dividendos, me lo quedaré durante unos meses. Pero esos meses, la acción sigue en su contra. Bueno, se dice, si total la Bolsa a largo plazo siempre sube, me las quedo para mis nietos. Así la esperanza ha hecho que la mente del trader viaje en el tiempo, desde el plazo de unas horas hasta el largo plazo, bloqueando un dinero y evitando que aprovechase otras oportunidades.

En este mismo sentido, un trader necesita una esperanza matemática positiva para sobrevivir. Nunca se puede estar completamente seguro de que nuestra estrategia en los mercados es correcta. Pero ello no impide que podamos estar siempre seguros del riesgo que corremos, y operar en base al mismo. Conociendo nuestra pérdida máxima, podemos buscar un sistema en el que las operaciones ganadoras, aunque puedan ser incluso menos numerosas, superen las pérdidas de las operaciones perdedoras. Esto es un sistema con esperanza matemática positiva. Esa esperanza es vital para las cuentas de los traders. La esperanza, definida de cualquier otra manera, es un sentimiento negativo que nos llevará inevitablemente a la inconsistencia financiera.

Sin embargo, fuera de los mercados financieros, la esperanza es esencial. Sin esperanza, la mayoría de las cosas no tendrían sentido: la esperanza es necesaria para la felicidad. En un conocido experimento, algo cruel, por otro lado, que el científico R. Blitz realizó con ratas de campo, se arrojaba a uno de estos animales a un recipiente lleno de agua con paredes lisas que les impidieran escapar. En estas condiciones, las ratas fallecían en unos 15 minutos a causa del estrés al no existir salida de la situación. Sin embargo, si al cabo de unos minutos se le facilitaba a la rata una tablilla por donde pudiera escapar cuando el animal se volvía a introducir en el recipiente, era capaz de nadar durante más de 80 horas seguidas (con la esperanza de que volviera a la tablilla). La conclusión de este trabajo, conocido como el “experimento de la esperanza”, es que la esperanza nos da fuerzas desde lo más profundo; más de los que podemos imaginar. La necesitamos para sobrevivir.

 

Cristina Bartés

Chief Operating Officer

DISCLAIMER: La información y opiniones del presente artículo tienen carácter informativo, sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Aston Dealers® Business Academy sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que en su caso, se mencionen en el artículo.

 

Aston Dealers®

Aston Dealers®

Una firma referente en formación financiera continuada en presencial y online que se diferencia por ser la única que ofrece en su plan de estudios Coberturas de Inversión desde 2014.

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Ebook

¿Quieres aprender a invertir en bolsa ?

Te regalamos la primera parte de nuestro Manual de Inversión y empieza a rentabilizar tus ahorros ahora

Compartir en whatsapp