El arte de dejar correr los beneficios y cortar las pérdidas

 

Imaginemos el supuesto de un hostelero, que ostenta dos negocios: un Restaurante y un Pub. El Restaurante tiene sus comedores llenos tanto de mañana como de noche, de lunes a domingo, por lo que da unos resultados espectaculares. Sin embargo el Pub, no genera más que gastos (de personal, materia prima, etc.). Ante esta situación, nadie dudaría en recomendar al hostelero que cierre su Pub y potencie su Restaurante. Raramente alguien recomendaría al hostelero que cerrara su Restaurante, con sus grandes beneficios, y se quedara con el Pub, que sólo genera pérdidas.

¿Qué ocurre en Bolsa? Que nuestra tendencia habitual es cerrar la operación que genera ganancias, porque «más vale pájaro en mano que ciento volando», y dejamos la operación que nos genera pérdidas «por si acaso«. Aguantamos las pérdidas por si el mercado se da la vuelta. Por lo tanto, y volviendo al ejemplo del hostelero, nos quedaríamos con el Pub y sus pérdidas, y cerraríamos el Restaurante con sus ganancias.

Aguantamos las pérdidas porque si las cerramos, hacemos oficial que hemos perdido. El qué dirán nos importa, por eso el hostelero tampoco tiene tan claro que cerrar el Pub sea una buena solución. Cerrar el Pub o cerrar la posición perdedora implica aceptar una pérdida a nivel no sólo económico, sino también social.  Y a nadie le gusta decir a amigos, familia y conocidos que hemos tenido que cerrar porque «el negocio» no era rentable.

Si bien es cierto que los mercados no se colocan tendenciales sin una oscilación o vaivén del precio, también es cierto que nuestro umbral de pérdida lo marca y lo debe marcar nuestro money management, esto es, nuestra definición o concreción de lo que estamos dispuestos a perder – a nivel técnico y moral – en función del capital que hemos depositado en la cuenta del bróker. Cerrar o no cerrar no lo marca ni lo debe marcar el qué dirán. Si asumimos que el umbral de pérdida lo marca el trader, y no lo que pensarán de uno mismo si falla, estamos cumpliendo con la premisa de cortar las pérdidas antes de que las pérdidas nos corten a nosotros. Si abrimos la posición y nos esperamos «a ver qué pasa», lo más probable es que pase el desastre.

Autores como Daniel Kahneman y Amos Tversky aportan una visión psicocientífica al tema y nos dicen: el ser humano, por naturaleza, no tolera o gestiona bien la posibilidad de perder dinero, lo cual provoca que busque evitar pérdidas antes que conseguir beneficios potenciales. El ser humano siente más dolor cuando pierde que satisfacción cuando gana. A nadie le gusta perder, y eso está fuera de discusión.

Por este motivo, el ser humano reacciona de dos formas posibles:

1) No cerrar una posición perdedora en lugar de cortar la operación para no asumir la pérdida esperando que se recupere la operación.

2) No dejar correr los beneficios por miedo a perder lo ganado y cortar con un beneficio mínimo.

¿Qué nos queda entonces, ante esta situación? Lo que nos queda es simple y complicado a la vez: aprender a desaprender. Soltar los lastres que nos impiden avanzar hacia nuestros objetivos y empezar a hacer, ver y relacionarse con nuestro entorno de forma distinta a cómo lo hemos hecho hasta el momento. La idea es reconocer lo que no nos sirve en nuestro camino hacia el aprendizaje e independizarse de creencias y prejuicios pasados de moda con un único fin: abrir la puerta a nuevas formas de hacer, pensar y sentir; más posibilitadoras, potentes y constructivas.

¿Lo probamos?

 

Cristina Bartés

Chief Operating Officer at Aston Dealers® Business Academy

 

 

DISCLAIMER: La información y opiniones del presente artículo tienen carácter informativo, sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Aston Dealers® Business Academy sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que en su caso, se mencionen en el artículo.

 

 

 

Aston Dealers®

Aston Dealers®

Una firma referente en formación financiera continuada en presencial y online que se diferencia por ser la única que ofrece en su plan de estudios Coberturas de Inversión desde 2014.

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Ebook

¿Quieres aprender a invertir en bolsa ?

Te regalamos la primera parte de nuestro Manual de Inversión y empieza a rentabilizar tus ahorros ahora

Share on whatsapp