La gran amenaza del Bitcoin

IOTA es una criptodivisa creada en 2015, la cual cuenta con una oferta monetaria fija que ya fue generada por completo en su creación. Su principal característica es que no está basada en la Blockchain ya que hace uso de su propia red llamada “Tangle”.

Las diferencias clave respecto a las demás divisas digitales es que las transferencias no tienen comisiones y cuenta con una escalabilidad teóricamente infinita. Cuanta más actividad, más transacciones se pueden procesar y más rápida es la red.

Esto es debido a que en IOTA no hay separación entre usuario y validador (miner, staker, etc.) como sí ocurre en el Bitcoin por ejemplo. En su lugar utiliza un “proof-of-work” que aporta cada usuario que transfiere IOTAs; la fuerza de procesamiento se obtiene de las pequeñas aportaciones de cada usuario, por eso a más usuarios, más capacidad de procesamiento, más velocidad, etc.
Respecto a la seguridad, parece que no es un punto débil de Tangle, ya que utiliza un protocolo resistente a los futuros procesadores cuánticos que pondrán en jaque los sistemas de cifrado actuales y también va a causar más de un quebradero de cabeza en la Blockchain.

El objetivo de IOTA es ser la columna vertebral para la emergente economía de máquina a máquina (m2m) de Internet-of-Things (IoT) y otras aplicaciones en las que se justifica el uso de un sistema descentralizado escalable.

Últimamente IOTA está llamando mucho la atención debido a recientes anuncios de colaboraciones con multinacionales como Microsoft, Fujitsu, Bosch, Volkswagen, Cisco, etc.

Con el potencial para hacerle frente a la Blockchain y la atención mediática que está ganando, IOTA ha atraído un gran volumen de inversores que han redibujado el gráfico con un volumen de transacciones que sobrepasa la escala habitual en este activo.

Vamos a echar un vistazo al gráfico diario de IOTA/USD:

Anteriormente el activo estaba en un canal bajista, que se quedó totalmente subdimensionado, hasta principios de noviembre donde el precio se estabiliza en 0.40 para posteriormente iniciar una fuerte tendencia alcista.

Después de este explosivo movimiento donde podemos ver como remata con la señal de debilidad up-thrust, la cotización parece haberse quedado en el rango de 3.50 y 5.00.
Teniendo en cuenta el trasfondo de fuerza alcista no descartaría que siguiera subiendo a pesar de retesteos en zonas con alto volumen.

Buscando una entrada en este activo esperaría a que la cotización retestee el trigger number 3.50, dependiendo de las señales que se generen podría ser un buen lugar para plantearse operar.

No nos olvidemos de que aún es un activo muy joven y solo está dando sus primeros pasos en el mercado. En estos casos los movimientos pueden ser especialmente impredecibles.

Por José S. Fernández.
By | 2017-12-13T18:22:00+00:00 diciembre 13th, 2017|Aston Dealers, Criptodivisas, Por José S. Fernández|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.