¿Confías en ti?

Alguna vez has pensado que no ibas a ser capaz de hacer algo y finalmente no lo has conseguido? En esos momentos has pensado: ¿“Sabía que no lo iba a conseguir”? Y te ha ocurrido al revés, ¿alguna vez has pensado firmemente en que ibas a conseguir algo y lo has logrado?

¿Te ha ocurrido más lo primero o lo segundo?

La confianza en uno mismo es la seguridad en nuestras propias capacidades y en nuestras cualidades. Es el convencimiento de que poseemos determinadas aptitudes que nos permiten realizar aquello que deseamos, venciendo obstáculos y realizando esfuerzos, sin desanimarnos en el intento, porque tenemos la certeza firme de que somos capaces de conseguirlo. La confianza no hay que buscarla fuera de nosotros, como si de una fórmula mágica se tratara, que una vez la encuentras, ya puedes con todo. La confianza hay que encontrarla dentro de nosotros: está basada en el conocimiento personal. 

Un conocimiento real sobre nuestras cualidades y limitaciones, de tal forma que nos permita conocer cómo somos y cómo actuamos ante determinadas circunstancias, nos permitirá aumentar la confianza y seguridad en nosotros mismos.

Este esfuerzo por conocernos debe ser continuo ya que, conforme pasa el tiempo, vamos cambiando. ¿Cómo podemos obtener esa información? Una herramienta interesante, además de la auto-observación y el ser sincero con uno mismo (evitando así el auto-engaño) es pedir feedback o retroalimentación. De hecho, se ha extendido el feedback multifuente o el llamado feedback de 360º en las empresas. Supongamos el caso de un directivo, que desea conocer la opinión sincera que los demás tienen de él y valora tener esta información. Este directivo tiene a su alcance la herramienta feedback 360º, mediante la cual obtendrá los puntos de vista de, al menos, sus colegas pares, su jefe y sus colaboradores. Si no somos suficientemente autocríticos, por lo menos hemos de ser receptivos al feedback, propiciando que este sea sincero y auténtico. La verdad es que para un subordinado puede resultar complicado manifestar a su jefe la opinión que le merece su actuación, por eso se suele recurrir a la cumplimentación anónima de cuestionarios. 

Uno puede naturalmente equivocarse al opinar sobre una persona –colega, jefe o subordinado–, pero ha de procurar ser objetivo y sincero, de manera que sus aportaciones en esa encuesta sean edificantes, constructivas y enfocadas a una mejora. Las personas que carecen de confianza en sí mismas, escaparan de este tipo de herramientas de autoconocimiento, y suelen reaccionar a la defensiva cuando reciben el feedback porque emocionalmente no están preparados para ello.

Si bien es cierto que hay que ser valiente para recibir retroalimentación, también es cierto que no todo feedback vale: debe saberse recoger la opinión de los demás que realmente sea constructiva y útil, desechar la que no aporta ni enriquece, y seguir tirando hacia adelante, en este proceso de mejora y evolución continua que llamamos madurez.

 

Cristina Bartés

Directora de Operaciones

Aston Dealers®

Aston Dealers®

Una firma referente en formación financiera continuada en presencial y online que se diferencia por ser la única que ofrece en su plan de estudios Coberturas de Inversión desde 2014.

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Ebook

4 Programas Formativos: bolsa, criptos, negocios y metaverso.

-25% Dto + Entradas FCB + Entradas Music Festival