Bye multitasking, Hello singletasking

“El tiempo es la divisa de tu vida. Es la única divisa que tienes, y solo tú puedes determinar cómo será gastada. Se cuidadoso y no permitas que otras personas la gasten por ti”

Carl Sandburg

La jornada laboral es la que es, y es cada vez más común entre los empleados el sentimiento de que no hay tiempo para hacer todo. Como respuesta a este problema, se ha extendido el multitasking o multitarea, es decir, la práctica de realizar dos o más tareas al mismo tiempo. Así, el multitasking sugiere estar ocupado en varias acciones simultáneas como, por ejemplo, gestionar las nóminas mientras se hace una llamada telefónica (en el ámbito del trabajo) o conducir y responder a mensajes por Whastapp (en el ámbito personal). Cuidado, que no te engañen: tener un perfil multitarea no es tan bueno como crees.

Muchas empresas valoran que sus trabajadores tengan un “perfil multitarea”. Y nosotros mismos destacamos entre nuestros talentos o competencias la capacidad de hacer más de una cosa a la vez. La cuestión es que ser multitarea no es lo mismo que ser polivalente. Esto último sí se puede considerar como una virtud en la mayoría de los casos, siempre que implique alternar tareas que dominamos, no combinarlas ni simultanearlas.

Numerosos estudios neurocientíficos han demostrado que la capacidad de realizar múltiples tareas no es más que un mito. El cerebro humano no puede hacer varias cosas a la vez; en el mejor de los casos, puede cambiar rápidamente entre una tarea y otra. E incluso eso tiene un coste. Algunas investigaciones revelan que incluso cuando las tareas a las que cambiamos son predecibles, o las hemos realizado cientos de veces antes, nos lleva más tiempo completarlas si lo comparamos con hacer la misma función repetidamente. Esto ocurre porque la actividad cerebral se resiente en la transición y, en consecuencia, perdemos agilidad mental a corto plazo.

El problema es que a menudo sobrevaloramos nuestras capacidades. Una cosa es que podamos mantener una conversación mientras cruzamos la calle, o leer un libro a la vez que vigilamos que no se nos pase nuestra parada de metro; pero de ahí a intentar cuadrar nuestro excel de contabilidad a la vez que trabajamos en diez pestañas abiertas en el navegador del ordenador (el correo electrónico, la web de compra online, la versión para escritorio de whatsapp, el diario deportivo online, la cuenta de Twitter, etcétera) va un largo trecho. La realidad es que estamos mucho más limitados a nivel cognitivo de lo que quisiéramos o de lo que estamos dispuestos a admitir.

Se impone, en este contexto, el single tasking o también llamado mono tasking: el arte de dedicarte a una tarea, minimizando las posibles interrupciones hasta que esta esté terminada.

¿Cuáles son sus ventajas?

  • La cabeza debe focalizarse sobre una única cosa, por lo tanto la posibilidad de  cometer errores baja enormemente.
  • En consecuencia, las tareas se realizan de manera mas rápida y eficaz, porque no es necesario volver a hacerlas.
  • Un trabajo bien realizado y el ahorro de tiempo nos dan una vida mas tranquila y sin estrés, lo que ayuda tanto en el contexto del trabajo, como en el privado

#Get More Done #One Thing at a Time

 

Cristina Bartés

Directora de Operaciones

 

Aston Dealers®

Aston Dealers®

Una firma referente en formación financiera continuada en presencial y online que se diferencia por ser la única que ofrece en su plan de estudios Coberturas de Inversión desde 2014.

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Ebook

4 Programas Formativos: bolsa, criptos, negocios y metaverso.

-25% Dto + Entradas FCB + Entradas Music Festival