Aversión al riesgo. Sube el oro

El oro es una de las commodities con más trading del mundo. No sólo por ser un metal precioso como la plata y el platino, también porque sirve en el mercado como test sobre la aversión al riesgo que encontramos en las bolsas. Por un lado, el metal amarillo, como cualquier materia prima, tiene una serie de estacionalidades que hacen que, según el calendario, el metal precioso tendrá una presión extra o bien alcista o bajista. Pero, los traders e inversores, incluidas las manos fuertes, miran también hacia el oro con el fin de determinar si el mercado está mostrando apetito por el riesgo (significa que la renta variable resulta atractiva y el riesgo vale la pena) o, por el contrario, los inversores se muestran con aversión al riesgo y prefieren un valor refugio tan seguro y antiguo como el oro (podrán encontrar más particularidades acerca de este mercado en el artículo “El mercado de materias primas en trading”).

Actualmente (30/01/2019) tenemos la cotización de los futuros del oro y el XAU/USD por encima de los 1310 $Onza, rompiendo una resistencia en 1300$ la onza que vuelve a colocar al metal precioso cerca de los niveles de cotización previos a la tendencia bajista de la pasada primavera verano. Teniendo en cuenta lo escrito sobre el valor del oro como test sobre riesgo en los mercados, eso claramente quiere decir que los inversores están empezando a migrar sus operaciones hacia territorio seguro; el valor refugio del Oro.

El oro, la inversión del miedo 1

Gráfico diario Oro.

Si recordamos que en los mercados financieros el benchmark o referencia mundial sobre rentabilidad / riesgo lo representa el índice norteamericano S&P500 encontraremos la lógica del mercado por la cual, en momentos de caída de dicho índice, etapas de distribución como la actual y/o incertidumbre y volatilidad como la que estamos viviendo, se produce la correlación inversa (cuando uno sube el otro baja y viceversa) entre ambos activos. Por ello además de seguir el análisis técnico del gold y la evolución de la tendencia; hay que tener en cuenta que, debido a la correlación inversa citada, una caída importante del S&P500 suele ser el catalizador que de momentum necesario al metal precioso para seguir escalando en la cotización.

El oro, la inversión del miedo 2

Gráfico muestra correlación inversa extrema Oro / S&P500 durante la época más dura de la pasada crisis financiera.

Los tipos de interés también cuentan para el oro

Otra correlación habitual de los mercados que está jugando a favor del metal amarillo, además de la ya nombrada Gold/S&P500, es la que hace referencia a los tipos de interés. A medida que se confirme – todavía no es una noticia – que la FED va a parar la subida de tipos de interés durante este 2019; o incluso como creen algunos, pudiera recortarlos (rumores no noticias) la inversión en oro crece en interés al no perder rentabilidad. Es decir, en un escenario de tipos de interés alcistas, el dólar y el Bono USA a 10 años – considerado libre de riesgo – son instrumentos financieros atractivos por que ofrecen rentabilidad, mientras que el oro no genera yield o tipos de interés. Pero si, como se espera, los tipos no van a subir más (y por lo tanto en rendimiento de los Bonos se estanca) comprando oro no se pierden intereses y, como se dice en finanzas no se incurre en coste de oportunidad.

Por |2019-01-31T12:37:01+00:00jueves 31 enero 2019|Materias primas, commodities, Novedades|Sin comentarios

Deja tu comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!