BoJ DICE “PACIENCIA”

Los mercados europeos abrieron a la baja tras el mal cierre en Asia, donde los mercados se decepcionaron de la no actuación del BoJ, a pesar de que el yen se fortaleció frente a 31 pares al mantener la tasa negativa de depósitos y los planes de compra. Cada vez son más los economistas que piensan que la política monetaria no funciona sin una reforma fiscal, por lo que hasta que no veamos acompañadas estas medidas de estímulos de nuevas reformas estructurales, como la fiscal por parte de los gobiernos, es posible que las economías no tengan su impulso definitivo.

Parece que los intentos de China de fortalecer su moneda están empezando a dar sus frutos. El yuan ha marcado su nivel más alto frente al dólar desde el pasado mes de diciembre. Esta estabilización se debe a varias razones, como la intervención de las instituciones chinas en busca de estabilización, o la actuación de los grandes bancos comerciales, obligados a comprar yuanes para disolver las presiones bajistas.

El Banco de Japón ha decidido en la reunión de esta madrugada mantener su política monetaria sin cambios, mientras tratan de medir el impacto de la última medida de adoptar tipos negativos en la tasa de depósitos. A pesar de no haber introducido cambios numerosos economistas los esperan en las próximas reuniones dadas la lejanía de su meta de inflación del 2% y el estancamiento en el crecimiento. La próxima medida más probable es un nuevo recorte en la tasa de depósito.

En el mercado de divisas, el Banco de Japón (BoJ), el yen avanzó hasta los 113,00 unidades por dólar, casi un 6% más fuerte del inicio de año. A pesar de que el banco central confesó que las exportaciones y la producción han estado algo lentas, mantuvo su posicionamiento en el que observa una mejora en el empleo y las condiciones laborales. Lo que sí está claro es que el BoJ ha rebajado la valoración económica de Japón y ello incrementa la probabilidad de futuras medidas expansivas.

Por lo que el BoJ pide paciencia en cuento a las medidas ya adoptadas, ahora que sabemos que la economía nipona ha mostrado un impulso muy pobre tras los estímulos anunciados en la pasada reunión de enero. Ahora el turno es para la Reserva Federal, donde esperamos que se muestre más agresiva sobre la posibilidad de volver a subir tipos en junio si la economía se mantiene en estos niveles. El jueves lo hará Marc Carney desde el BoE.

By | 2016-11-23T19:27:43+00:00 Marzo 15th, 2016|Uncategorized|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment